Director

Miguel Oscar Menassa

ENSEÑANZA DEL PSICOANÁLISIS

 

Escuela de Psicoanálisis Grupo CeroFormación en PsicoanálisisEnseñanza del PsicoanálisisConferencia SemanalAgenda SemanalCongresos Grupo Cero 1987-2008
 

 

CONFERENCIA SEMANAL

LABERINTO II
CON EL HOMBRE DE LAS RATAS

ANÁLISIS DE UN CASO DE NEUROSIS OBSESIVA. I
El Hombre de las Ratas

El Hombre de las Ratas, es uno de los llamados Cinco grandes casos de Freud. Con el caso Dora, el Hombre de los Lobos, el caso Juanito y el caso Schreber, el Hombre de las Ratas, publicado en 1910, es el caso ejemplar para el estudio del tratamiento de la neurosis obsesiva. Tenemos que tomarlo como un caso de neurosis obsesiva en tratamiento psicoanalítico, es decir, una neurosis obsesiva bajo transferencia, pues la descripción de esta enfermedad ya había sido hecha en 1895, cuando Freud la discrimina entre la sintomatología de lo que se conocía como neurastenia, pensando la neurosis obsesiva como otra estructura clínica y con mecanismos propios, nombrada junto a la histeria y a la fobia como neurosis de transferencia frente a las neurosis narcisistas y las neurosis actuales, pero es en 1910 cuando publica este caso acerca del tratamiento de un sujeto que padece de neurosis obsesiva. Uno de los apartados del caso es Introducción a la naturaleza de la cura, que dará pie a Lacan para su trabajo La dirección de la cura y los principios de su poder.

La importancia del Nombre-del-Padre y su relación con el deseo, queda señalada por Freud en el título de otro de los apartados del Historial clínico: El complejo paterno, la metáfora paterna, y la solución de la idea de las ratas, en tanto el fantasma que sostiene su deseo es el fantasma de las Ratas en tanto el padre está en entredicho. Su goce inconsciente más que con la Ley tiene que ver con el fantasma de las Ratas.

El trabajo de Freud se titula análisis de un caso de neurosis obsesiva y sus dos partes: Historial clínico y Parte teórica, nos indica que Freud nos va a hablar de la neurosis obsesiva desde el psicoanálisis.

Así en la parte teórica va a marcar algunos caracteres generales de los productos obsesivos, incluso algunos que ya habían sido descritos, pero no psicoanalíticamente, por Löwenfeld.

Freud al comienzo de sus investigaciones y ante el relato de sus pacientes, pensó en un trauma sexual realmente acontecido, pero no quedó ahí su teorización, sino que produjo la idea de un fantasma universal, la escena primaria. Escena primaria que es una construcción teórica, que acontece más allá de que acontezca en la realidad. Escena primaria, copulación de los padres, que sin embargo, se presenta siempre demasiado pronto o demasiado tarde, y en la que el sujeto encuentra o demasiado placer como Freud lee que acontece en el obsesivo, o demasiado poco, como en la histérica. Esto nos muestra un sujeto dividido, bajo una esquicia que persiste más allá del sueño, incluso después del despertar.

Es por esto que Freud en 1896 nos dice que las representaciones obsesivas son reproches transformados, resultado de una transacción entre las ideas reprimidas y las ideas represoras, que retornan y se refieren a actos sexuales ejecutados con placer en la niñez, pero esto aunque forma parte de los elementos que integra, no da cuenta de que los recuerdos reactivos y los autorreproches de ellos derivados sean inconscientes, en tanto lo que se hace consciente como ideas o afectos obsesivos son resultado de una transacción entre las ideas reprimidas y las ideas represoras.

Es por esto que Freud prefiere hablar de pensamiento obsesivo. En cuanto a la defensa secundaria que el sujeto desarrolla contra las representaciones obsesivas que han penetrado en su conciencia surgen productos que Freud nombra como "delirios". Lo importante entonces es que las ideas obsesivas, al igual que en los sueños, han sufrido una deformación.

"Si me caso con la mujer a la que amo, le sucederá a mi padre una desgracia (en el más allá)", idea obsesiva que lo dominaba desde tiempo atrás, que sería: Si mi padre viviera, mi propósito de casarme con esa mujer le haría encolerizarse tanto como en aquella escena infantil, de manera que también yo me enfurecería de nuevo con él y le desearía terribles males que la omnipotencia de mis deseos harían caer irremediablemente sobre él. En aquella escena infantil había respondido a su padre, totalmente enfurecido, con las palabras que él conocía: ¡lámpara, servilleta, armario!, ante lo cual su padre había dicho que no sabía si era un futuro genio o un futuro criminal.

Otro caso de elaboración elíptica o deformación por omisión, es aquella que le surge ante su sobrinita, a la cual quería mucho. Un día surgió en él la idea siguiente: Si te permites realizar una vez más el coito, le sucederá a la pequeña Ella una desgracia (se morirá). Que en el análisis surge que en realidad se trata de otra cuestión, una cuestión acerca de que su relación sexual con su amada nunca tendría por consecuencia el nacimiento de un hijo, a causa de la esterilidad de su amada. Ello te dolerá tanto, que te hará envidiar a tu hermana por su pequeña Ella, y tu envidia acarrearía la muerte de la niña.

La deformación elíptica, por omisión, que también forma parte en la técnica de los chistes, es característico del pensamiento obsesivo.

Freud halló esta técnica en otros sujetos que padecían neurosis obsesiva, como ejemplo nos habla de una duda desplazada de una mujer que acompañada de su marido entra en una tienda de compras mientras que su marido decide ir a la tienda del anticuario. La mujer compró, entre otras cosas, un peine y mientras esperaba a su marido, demasiado tiempo para ella, le asaltó la idea obsesiva de que ese peine lo tenía desde siempre. En realidad ella quería decir: si he de creer que no has estado más que en la tienda del anticuario, también puedo pensar que poseo hace ya muchos años este peine que acabo de comprar. Es decir que se trata de la ironía del obsesivo, pero su duda dependía de sus celos inconscientes. Así en el caso que estamos trabajando dice: Sí, tan cierto es que devolveré el dinero al teniente A, como que mi padre y mi amada pueden tener hijos.

El lenguaje de la neurosis obsesiva es un dialecto de la histeria, nos dice Freud. Otra diferencia con la histeria la marca Freud cuando nos dice que en la histeria los motivos de la enfermedad sucumben al olvido, mientras que en el obsesivo se conservan en la memoria, pero despojados de afecto, quedando un contenido ideológico indiferente y calificado de insignificante. Material que no es reproducido y no desempeña papel alguno en la actividad mental del sujeto. Podríamos decir que los conoce pero desconoce su significación, incluso es algo considerado normal por él o bien indiferente.

El mecanismo del desplazamiento inconsciente lo ejemplifica Freud con el ejemplo de un paciente que pagaba siempre con billetes tersos y limpios, llegando a manifestar que le daba remordimiento de conciencia entregar a alguien billetes sucios, en los que seguramente habría millones de microbios que podrían causar graves daños. Respecto a su sexualidad este paciente no advertía anormalidad alguna ni carencia, agregando lo siguiente: "Desempeño en muchas casas de la alta burguesía acomodada el papel de un viejo pariente pobre y lo aprovecho para encontrarme a solas con alguna muchacha joven y la masturbo con mis dedos". Preguntado por Freud si no temía causarle algún daño, infectándole los genitales con sus manos sucias, el sujeto se mostró indignado. ¿Qué daño voy a causarles? A ninguna le hizo mal hasta ahora, algunas ya han llegado a casarse y me siguen tratando. Tomó a mal la observación de Freud y no volvió a la consulta, pero para Freud era claro que su escrupulosidad con los billetes tenía que ver con su falta de escrúpulos con las muchachas que tenía a su custodia. El deslizamiento del reproche le permitía no hacerse ningún reproche a su comportamiento.

Otra característica de los pacientes obsesivos es que son supersticiosos, pero se trata de una superstición que nada tiene que ver con las típicas supersticiones, sino que son consecuencia de su pensamiento obsesivo.

En este caso vemos que cuando dominaba una obsesión se burlaba de su credulidad, pero cuando se hallaba bajo su dominio comenzaban a ocurrirle toda clase de accidentes casuales que apoyaban su convicción supersticiosa. Este paciente no tenía miedo al número 13, pero creía en los presagios y en los sueños proféticos, tropezaba con las personas cuando justo estaba pensando en ellas. Una vez salió de viaje con la convicción de que no volvería vivo a Viena.

Pese a esto también reconocía que esto le ocurría con cosas sin importancia pues cuando se trató de hechos importantes en su vida siempre fue por sorpresa y no hubo presagios, por ejemplo la muerte del padre. Pero entender esto no modificaba que eso le aconteciera.

Freud no le da explicaciones racionales del mecanismo al que está sometido sino que en las supersticiones que acontecen durante el tratamiento le muestra que él mismo colabora en la fabricación de tales milagros y le muestra los medios que usa: la lectura, el olvido, y los errores mnémicos, lo que hace que él mismo le ayude a descubrir los pequeños trucos con los que producía tales milagros.

El sujeto recuerda que su madre cuando se trataba de fijar fecha de algo futuro, solía decir: "Tal día o tal otro no podré, porque tendré que guardar cama". Y, en efecto, siempre pasaba acostada tales fechas.

Freud nos advierte que no se trata de encontrar enseguida la explicación a la idea obsesiva, pues la regla analítica obliga al psicoanalista a reprimir su curiosidad y dejar que sea el paciente el que fije con plena libertad el orden de sucesión de los temas en análisis. Pues no se trata de dirigir al paciente sino de la dirección de la cura. Esto tiene que ver con la regla de abstinencia que corresponde al psicoanalista frente a la regla de la asociación libre que corresponde al paciente. Es por esto que Freud en la cuarta sesión recibe al paciente con esta pregunta: ¿cómo va usted a continuar hoy?

Otra característica de estos sujetos es la necesidad de la inseguridad o de la duda. La necesidad de inseguridad es uno de los métodos que la neurosis emplea para extraer al enfermo de la realidad y aislarle del mundo. Todo su esfuerzo es para evadir cualquier seguridad y poder permanecer en la duda. Por eso odian especialmente los relojes, en tanto no permiten la duda. Los pacientes eluden todas aquellas informaciones que pudieran llevarle a una solución del conflicto. Así desconocía el nombre del médico que había operado a su amada y si la operación se había limitado a un ovario o a los dos.

Con su inseguridad se adhiere a aquellos temas en que la inseguridad es generalmente humana y en los cuales todos permanecemos necesariamente expuestos a la duda. Tales temas son, ante todo, la paternidad, la duración de la vida, la supervivencia en el más allá y la memoria a la que solemos dar fe sin nada que garantice su exactitud. Como una vez dijo un astrónomo: "Un astrónomo sabe si la luna está habitada o no, con la misma certeza que sabe quien fue su padre, pero no con la misma seguridad de saber quien fue su madre".

Es por esto que Freud piensa que la civilización dio un gran paso hacia delante cuando se pasó del matriarcado al patriarcado, en tanto fue ponerle un límite a las interferencias de los testimonios de los sentidos.

La generación de mujeres por mujeres lanza el proceso pero no lo estructura, sólo cuando se inscribe la descendencia en función de los varones, de varón a varón se introduce un corte, que es la diferencia de generaciones. La introducción del significante padre, introduce de entrada una ordenación: la serie de generaciones. Es decir, que lo que antes era un orden natural, ahora es un orden matemático, cuya estructura es diferente a la del orden natural. Y es lo que evita el obsesivo, ser un mortal entre otros mortales, ser un eslabón de la cadena de generaciones. Vive como un muerto, sin deseos, para protegerse de la muerte.

Los neuróticos obsesivos utilizan la inseguridad de la memoria para la producción de síntomas. En cuanto a la omnipotencia que atribuye a sus ideas y sentimientos, aunque se pueden considerar como un delirio, sin embargo, todos los neuróticos obsesivos parecen tener ese convencimiento. Preguntando al paciente por tal convencimiento, lo refiere a hechos acontecidos en su vida. Una vez que intentaba ocupar una habitación en la cual ya había estado y que le facilitaba las relaciones con una de las enfermeras, le dijeron que ya estaba ocupada por un anciano profesor. Inmediatamente pensó: ¡Ojalá le parta un rayo! Quince días después se despertó con la sensación de que tenía cerca de sí un cadáver y al levantarse supo que aquella noche había muerto el anciano profesor. Otro recuerdo que corroboraba la supuesta omnipotencia de su pensamiento se refería a una muchacha mayor que él, que habiéndole hecho claramente la corte, le preguntó si la podría querer un poco, a lo cual él respondió negativamente. Poco después esta muchacha se tiró por el balcón y él se reprochaba haber sido tan huraño, pensando que habría estado en sus manos haber alargado la vida de aquella muchacha. Desde entonces la omnipotencia de su amor y su odio tenían una razón de ser para él. Podemos decir que estaba en juego su preocupación por la muerte y en cuanto a su odio no es que fuera omnipotente pero de él provenían muchas de sus ideas obsesivas.

Por no poder pensar la mortalidad del padre no podía dejar de desear su muerte, incluso cuando el padre ya había muerto.

Nuestro paciente mantenía una relación peculiarísima en relación a la muerte. Condolía cordialmente todas las muertes, iba a todos los entierros, incluso mataba en su fantasía a sus conocidos para condolerse con los sobrevivientes.

Freud subraya los rasgos obsesivos del comportamiento del sujeto religioso, donde tanto en el obsesivo como en el religioso lo que les mueve a realizar los rituales es inconsciente a ellos, en tanto son el psicoanalista y el sacerdote los que conocen el sentido simbólico del rito. Los motivos que impulsan a la práctica religiosa son desconocidos para los creyentes, como los actos obsesivos lo son para los neuróticos.

Los rituales obsesivos sin embargo tienen una peculiaridad que les despoja de la dignidad del ritual religioso, en tanto el ceremonial recae sobre los actos más nimios de la vida cotidiana.

Freud nos dice que podríamos considerar la neurosis obsesiva como pareja patológica de la religiosidad, la neurosis como una religiosidad privada, y la religión como una neurosis obsesiva universal.

Freud, en la constitución del sujeto tras la fase del autoerotismo propone un estadio de narcisismo, es decir que entre la fase de autoerotismo y la elección de objeto supone Freud un estadio donde la elección de objeto coincide con su propio yo, después de la cual se produce la elección de objeto, distinto a su propia persona, y antes de establecer la primacía de las zonas genitales, es decir que en este período dominarán las pulsiones anales y sádicas.

La disposición a la neurosis obsesiva la encuentra Freud en el erotismo infantil, en la fase pre-genital sádico-anal. Esta etapa que es precursora de la genital, pero que puede ser sucesora y sustitución de la fase genital. Podemos decir que el neurótico obsesivo mantiene un erotismo sádico-anal, que el Hombre de las Ratas muestra en el efecto que le causa un relato acerca de una tortura que era común contarse entre militares, donde el torturado padecía una peculiar tortura: hacía que las ratas se introdujeran por su ano. Y es el relato en análisis y la escucha de Freud que queda sorprendido ante el singular goce que se manifestaba en el sujeto.

Es contra el erotismo anal-sádico que toma sus medidas de protección, formando productos que le detengan en el camino hacia donde le lleva su tentación y aceptando síntomas por transacción.

El relato del capitán produjo un horror en el sujeto pero fue después, cuando el mismo capitán le recuerda una deuda impagada que aparece el temor obsesivo de que les ocurra el tormento de las ratas a su padre y a su amada, deuda impagada que le recuerda una doble deuda paterna, con un amigo y con una mujer pobre, en tanto hay una deuda impagada del padre con un amigo que le había salvado del deshonor social. Amigo que nunca volvió a ver, pero que formaba parte de la leyenda familiar, y por otro lado hay una historia del padre con una mujer pobre que abandonó para casarse con la rica hija de un industrial que era su madre.

Esta permanencia bajo la dialéctica del erotismo anal, produce que haya una anticipación del yo respecto a la libido, de manera tal que la elección de objeto se realiza en la fase sádico-anal, ahí donde el odio es precursor del amor. Así en este caso que estudiamos hoy, nos encontramos con que todas sus relaciones, incluida la relación con el padre, estaban dominadas por un intenso amor y por el mismo intenso odio.

El sujeto conocido como el Hombre de las Ratas, enfermó a los 20 años al ser situado ante la tentación de casarse con una mujer distinta a aquella a la que había amado desde tiempo atrás. Para evitar resolver el conflicto retrasó la decisión por medio de la neurosis obsesiva.

El hecho de que contra un intenso amor se levanta un intenso odio deja al sujeto en una incapacidad de adoptar resolución alguna. En realidad duda de su propio amor y esta duda se desplaza por lo nimio e indiferente.

La ambivalencia de sentimientos domina su pensamiento, así paseando por un camino ve una piedra en medio y pensando que puede provocar un accidente la retira inmediatamente. Comienza a dudar si hizo bien o mal, y termina volviendo a colocar la piedra.

Habla de que muchas veces había deseado la muerte del padre sin embargo sabía que eso no le haría feliz.

En sus intentos de resolución, de crearse un nombre del padre, en tanto el padre está en entredicho, el fantasma de la muerte del padre no se instala como función, sino como fantasía.

Cuando quiere rezar, diciendo "Dios la proteja" emerge de pronto un "no" hostil, lo que le lleva a suprimir sus rezos. Pero su método es implacable, después de desplazarse sobre un acto insignificante, el impulso hostil se esfuerza en anular su obra. Como Penélope hace y deshace, teje y desteje, mientras espera la muerte de su amo.

Histérico y obsesivo buscan un amo, pero mientras el histérico lo busca para dominarlo, para someterle al poder de sus palabras, donde no busca ser escuchado sino que lo escuchen, el obsesivo ya ha encontrado un amo y está esperando mientras se termina su mandato, es decir, espera su muerte, pero no espera ociosamente, trabaja sin descanso, todo lo que hace se convierte en trabajo, su oblatividad, su espíritu de sacrificio tiene el sentido que se manifiesta en la religión, espera la recompensa, por eso decimos que la neurosis obsesiva es como una religión privada. Es por esto que también tiene sus rituales que cumplir en tanto si no los cumple sucederá algo malo, bien a él mismo o a las personas más queridas por él.

La muerte que espera es la muerte del Otro, pues su padre ha muerto y en cierto sentido todavía está esperando su muerte, todavía cumple rituales para él.

El obsesivo en cierto sentido está protegido del suicidio. Así como el melancólico está avocado al suicidio, al pasaje al acto, a caer identificado con el objeto a, está dispuesto a dividir el mundo antes que a dividirse y el histérico puede fallar sus intentos de dividirse sin romper su cuerpo, enfermándose, o bien mediante mareos, ataques u olvidos, donde el cuerpo se desvanece sin que su posición de sujeto quede transformada, pues nada sabe, nada pasó, prefiere dividir el cuerpo que ser sujeto dividido, el obsesivo encuentra en la duda su salvaguardia. Decide suicidarse, pero atrapado por la duda llega a colocarse un cuchillo en el cuello, para inmediatamente desmayarse antes de llegar a la acción.

Freud sabe que no son los síntomas lo que está en juego, sino que el síntoma es una elaboración de lo que está en juego, por eso que Freud no atiende tanto a los síntomas, sus idas y vueltas para no llegar a ninguna parte, pero para permanecer en estado deudor, pues su verdadero problema es que la deuda simbólica no opera en él debidamente por eso que tiene que permanecer en estado deudor.

Los obsesivos son especialmente inteligentes, tal vez porque encontramos en ellos una emergencia precoz y una represión prematura del instinto sexual visual y del saber, de la pulsión escópica y de la pulsión epistemofílica, componentes normales de la función sexual pero que alcanzan una independencia en el obsesivo. En sus relatos infantiles manifiesta relaciones con una nurse donde ella se dejaba contemplar desnuda y tocar, desde entonces siente grandes impulsos de contemplar mujeres desnudas. Su gran capacidad intelectual cuando la domina el mecanismo obsesivo queda sexualizada no en cuanto al contenido sino en cuanto al proceso intelectual, donde la satisfacción de haber alcanzado algún resultado mental es sentida como satisfacción sexual. Por eso que los obsesivos no pueden dejar de pensar, aún cuando hay una demora en el pensamiento todo el proceso queda trasladado con todas sus peculiaridades, a un nuevo terreno.

Habíamos dicho que la idea obsesiva se protege por medio de la deformación, deformación que es previa a su aparición en la conciencia, y también hay un intervalo, durante el cual el contenido de la idea obsesiva queda desligado de sus relaciones particulares, por medio de la generalización. Como ejemplo una muchacha que nunca lleva joyas y descubre en análisis que era porque había una joya que envidiaba a su madre y esperaba heredar de ella.

La deformación, la generalización y por último los delirios, como medio para establecer nuevas conexiones con el contenido y texto verbal de la obsesión inconsciente.

En el análisis de este caso no se va a tratar de encontrar sentido a lo que al paciente le pasa, pues vemos ya en la primera entrevista que Freud realiza a este joven universitario, cuando le habla de sus temores respecto a sus seres queridos, sus impulsos obsesivos de cortarse el cuello con una navaja de afeitar, las prohibiciones que extendía hasta las situaciones más nimias de su vida cotidiana, después de decir que su vida sexual había transcurrido entre su repugnancia y las prostitutas, una vida sexual limitada y un onanismo que había desempeñado un escaso papel a los 17 años, Freud no se interesa por ninguno de los temas, tan interesantes para desentrañar el caso, porque habíamos dicho es condición del análisis. Lo que Freud hace después de escucharle psicoanalíticamente es preguntar por qué razón había comenzado la anamnesis con informes sobre su vida sexual, a lo cual responde haberlo hecho por saber que así correspondía a sus teorías. En realidad sólo había hojeado Psicopatología de la vida cotidiana que le recordaba la elaboración mental a la que él mismo sometía sus ideas y que le habían decidido a acudir a su consulta.

Al día siguiente, después de comprometerle a observar la única condición del tratamiento, es decir, la de comunicar todo lo que le viniera a las mientes, aunque le fuera desagradable hablar de ello o le pareciera nimio, incoherente o disparatado, y habiendo dejado a su arbitrio la elección del tema inicial del relato, se inició el tratamiento.

Como podemos observar Freud no acuerda con ningún yo del sujeto, ni tan siquiera le exige ser verídico, tampoco le pide reflexión, sino más bien observación de sus procesos psíquicos. Asociación libre y transferencia del paciente que permiten a Freud introducirse en el tratamiento de este caso.

Otras Conferencias

 

C/ Princesa, 13 - 1º Izq. 
28008 Madrid - Telf.: 91 758 19 40
actividades@grupocero.info