Director

Miguel Oscar Menassa

ENSEÑANZA DEL PSICOANÁLISIS

 

Escuela de Psicoanálisis Grupo CeroFormación en PsicoanálisisEnseñanza del PsicoanálisisConferencia SemanalAgenda SemanalCongresos Grupo Cero 1987-2008
 

 

CONFERENCIA SEMANAL

FREUD Y LACAN Hablados -2-

LA TRANSMISIÓN Y LA GRUPALIDAD
Conferencia Inaugural
Madrid, noviembre 1989

Antes de dar comienzo a la conferencia propiamente dicha me gustaría, y es lo que hago, compartir con ustedes, candidatos al psicoanálisis, ya que a escuchar eso han venido, las vicisitudes, los obstáculos salvados en estos años para que fuera posible la conferencia que, luego, sin ninguna otra intención, habré de leerles.

Tengo que reconocer que, cuando el Grupo Cero Buenos Aires en 1976 se fragmenta y participa (posiblemente) del más grande exilio de psicoanalistas o candidatos a serlo, yo tuve mi fortuna, ya que mi proceso del exilio fue grupal.

Es decir, que lo que hoy llamamos Grupo Cero Madrid, Institución Escuela de Psicoanálisis, puede estar orgullosa de que su fundación se haya gestado al compás de la Interpretación psicoanalítica y en el tiempo creativo que todo grupo genera, aún, sin darse cuenta.

Lo que es lo mismo, para mí y otros afortunados psicoanalistas del Cero el exilio no significó ni mucho menos la interrupción de nuestra formación.

Una prueba, ya que la tengo, sería llegar a Madrid en agosto del año 1976 y dar mi primera conferencia de psicoanálisis en septiembre y participar en un recital grupal en la librería Antonio Machado en el mes de octubre de 1976.

Nada se detuvo en nosotros, sino el amor.

Nuestros padres habían quedado en el sur, pero el resto lo trajimos con nosotros, nuestros conocimientos, el saber inconsciente, nuestra manera de procesar la realidad eran hechos grupales, nos pertenecían más allá de nosotros, más allá del exilio.

En el 77 aparece el primer libro con el sello Grupo Cero, «SALTO MORTAL, Buenos Aires-Madrid, 1975-1977» y en las instalaciones de la Comunidad Carbonero y Sol comienza a funcionar lo que llamábamos en chiste la Universidad Grupo Cero.

Una clase diaria sobre los temas fundamentales del conocimiento fue haciendo de nosotros los convivientes más cultos del planeta. En un intento de memorizar, los grupos funcionaban con los siguientes títulos:

1.- TEORÍA DE LA RELATIVIDAD.

2.- IMPORTANCIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS BIOLÓGICOS EN LA FILOSOFÍA.

3.- CLÍNICA PSICOANALÍTICA.

4.- MARXISMO Y PSICOANÁLISIS.

5.- LACAN -TOPOLOGÍA PSICOANALÍTICA-.

6.- POLÍTICA y PSICOANÁLISIS. IMPORTANCIA DEL
PSICOANÁLISIS EN LA PRODUCCIÓN DE UNA SOCIEDAD DIFERENTE.

7.- POESÍA Y PSICOANÁLISIS.

Es decir, que cuando en Madrid nadie sabía, aún, de qué se trataba, nosotros hacíamos ciclos de psicoanálisis en centros culturales como el Centro Cultural Mantuano o Colegios Mayores como el San Juan Evangelista y hacíamos nuestros recitales en la Villa o en la Galería Juana Mordó, donde fuimos capaces de meter 450 personas para escuchar un recital de María Chévez, uno de nuestros fundamentos de la fundación. La mujer es tan loca como la poesía, es decir, en ella reside toda posibilidad de subversión.

Y fueron precisamente esos psicoanalistas, en formación, los que me sedujeron con la idea de una escuela de psicoanálisis.

Fueron esos poetas en mí, los que me hicieron formular la posibilidad de un nuevo campo que se definiría como Poesía y Psicoanálisis.

Y yo, debo decirlo, siempre les dije que sí, por eso fui creciendo y fuimos Editorial, más de 40 títulos, (actualmente, en 1999, más de 100 títulos) y fuimos revistas, más de 20 números (actualmente, en 1999, sumando los 28 números de Extensión Universitaria, los 28 números de Las 2001 Noches, los 23 números de Onda Cero y los 36 números de El Indio del Jarama, llegamos a 136 números de revistas. Y de nuestra mayor tirada, de 5.000 ejemplares de Apocalipsis Cero, hemos llegado a los 125.000 ejemplares mensuales de Las 2001 Noches y 120.000 ejemplares de Extensión Universitaria y recitales, más de 200 y conferencias más
de 500 y ahora ya estamos en condiciones de asegurar que en nuestras aulas 80 psicoanalistas o candidatos a serlo producen su formación.

Y esto no es ningún límite sino el comienzo. Ahora que cualquiera puede regalar el psicoanálisis en el supermercado o de manera más elegante en la Universidad, el Grupo Cero quiere puntuar la situación a su medida.

Al seminario de Sigmund Freud de tres años de duración, la Escuela sabiendo de su responsabilidad y mostrando los efectos del trabajo realizado sobre los candidatos, le añade e inaugura este ciclo el SEMINARIO JACQUES LACAN y abre tres grupos de lectura con la intención de iniciar estudios que permitan la creación de cátedras de PSICOANÁLISIS y MATERIALISMO DIALÉCTICO, MEDICINA y PSICOANÁLISIS, POESÍA Y PSICOANÁLISIS, que yo mismo coordinaré y tenemos pensado definir después de la realización del Tercer Congreso de POESÍA y PSICOANÁLISIS en Buenos Aires, en diciembre de este año, las cuatro materias del ciclo superior de psicoanálisis:

CLÍNICA GRUPAL E INSTITUCIONAL. CLÍNICA DE LAS NEUROSIS Y LAS ENFERMEDADES FUNCIONALES.

CLÍNICA DE LAS PSICOSIS, PERVERSIONES Y ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS.

CLÍNICA DE LA ESCRITURA.

Ahora, más animado, podré leerles la conferencia que he escrito especialmente para ustedes, ya que a mi entender es una carta lo que he escrito.

Antes, aún, tengo que decir una pequeña mentira:

Tengo 49 años y puedo, a diferencia con mis contemporáneos, proponerme otros diez años de formación para poder sentirme, más allá de ya serlo, un psicoanalista y así, un año antes que termine el siglo en 1999, al cumplir 59 años, seré todo del descubrimiento freudiano.

Por eso ha de ser que no pude entender con claridad vuestra demanda de ser psicoanalistas o conocer el psicoanálisis, cuando vuestras intenciones, sin tener en cuenta lo que demandáis, son las realizaciones rápidas y baratas y, porqué no, conseguirlo si eso fuera posible todo en esta primera entrevista.

Diez años más, me digo para mí, sobre los 31 que ya llevo en el campo. A los 18 años, recién cumplidos, recibí el impacto de la primera interpretación. Otro hablaba en mi hablar y, para mi sorpresa, yo no sabía lo que decía. Y, tal vez, fui afortunado: ya que ese primer acontecimiento inconsciente en mi vida se produjo en un tiempo grupal.

La interpretación rozaba algo de la mujer en mí, no sabido.

Y ahora no quisiera decirlo, porque ustedes ya se habrán dado cuenta de qué hablo cuando digo que desde ese instante, hace 31 años, todas mis producciones íntimas o sociales-históricas quedaron atadas al campo de lo grupal o al campo de la mujer. Y de no ser por la poesía, por el psicoanálisis, esas dos estructuras de misterio me hubieran enceguecido para siempre. Poesía y Psicoanálisis, más que aproximaciones metodológicas, por lo menos en mi caso, son destino. Armas de luz que me permitieron penetrar los dos agujeros negros de nuestra cultura actual: Los Grupos, La Mujer.

Y pasa que, hasta aquí, algunos resultados hemos producido.

La mujer fue desplazada desde la quietud prometedora de la envidia al pene a la diferencia radical de su goce que hace de ella, hoy día, única posibilidad de subversión de los actuales modelos ideológicos.

El grupo fue desplazado, con nuestra propia experiencia, de lugar de transición entre el sujeto psíquico y el sujeto social hasta el punto de comienzo donde el grupo es la máquina formadora de sujetos, tanto psíquicos como sociales.

Algo hemos progresado pero debemos decirlo, serenamente, necesitaríamos otros 31 años más para poder dejar las cosas, claramente, establecidas.

Especialistas en grandes cumbres y bajos fondos, fuimos capaces de nombrar lo innombrable. Interpretamos, hicimos poesía.

Más allá, siempre hay un más allá, como nos enseña Freud, más allá de todo decir, en la Institución Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero se produce enseñanza del psicoanálisis y transmisión del psicoanálisis simultáneamente, porque pensamos que no se pueden producir por separado.

No habrá escuela, habrá Estilo. Que quiere decir que un estilo en psicoanálisis incluye que sea en una Escuela su Transmisión.

Y no habrá escuela. Habrá estilo y un estilo no transmite nada, sólo se desarrolla. Para todo aquél que participe de su desarrollo se abre una posibilidad de estilo. Esa apertura es lo que se transmite. Y la transmisión, en estos casos, es autogestionaria.

La Escuela cuenta hasta el día de hoy con 80 matriculados en sus diferentes niveles de formación y es su intención llegar a 160 matriculados y cuenta con ustedes para eso, para luego cerrar sus puertas por algunos años a la inscripción de nuevos alumnos y ponerse a trabajar intensamente en la formación científico-creativa de estos 160 candidatos, para poder todos juntos pensar y materializar para el año 1991 nuestros grandes festejos, 10 años de nuestra institucionalización (1981) , 20 años del PRIMER MANIFIESTO DEL GRUPO CERO (1971) y 30 años de la publicación de mi primer libro de poesía y luego con los años, después de los festejos, hasta podríamos intentarlo, una verdadera Universidad de Poesía y Psicoanálisis.

Este es el tren que psicoanalizo y os aseguro que si yo no consigo vivir 200 años, algo de lo que seamos capaces de producir juntos lo conseguirá.

Y no es que tenga muchas esperanzas puestas en el hombre pero debo reconocer, para condensar, que alguna luz percibo en la poesía, en el psicoanálisis, en los grupos, en la mujer.

Así que matricularse en la Escuela de Psicoanálisis no es matricularse en uno de esos cursillos donde se enseñan relaciones humanas o a llevarse mejor con el patrón, ser en la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero es dar comienzo a un viaje que puede durar 200 años.

Digo: el que tenga algún deseo de cambios fundamentales en su manera de pensar, aquél que tenga la valentía de enfrentarse con sus propios procesos de creación, ese podrá subir al tren si lo desea, el resto tendrá que seguir ensayando con las palabras cruzadas, pensando que en esa soledad encontrará alguna verdad hasta que un día, así lo esperamos, pueda escuchar otras palabras que las de la Madre, que las de la Iglesia, que las del Estado, que las de sus fantasmas.

Esperando no haberlos convencido de nada más que de lo que ustedes estaban previamente convencidos antes de la penetración, un sencillo beso de amor:

Tener pacientes no es ser psicoanalista.
Ser del Grupo Cero no es sólo un trabajo.

Ser poeta, aún, no es sólo serlo.

 

Otras Conferencias

 

 

C/ Princesa, 13 - 1º Izq. 
28008 Madrid - Telf.: 91 758 19 40
actividades@grupocero.info